Home / La voz de la IEMB / Obispado

Obispado

Queridos hermanos y hermanas: En este nuevo cuadrienio de la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia, como siervo consagrado en la voluntad de Dios, me dirijo ante ustedes en mi calidad de Obispo, que él mismo me guió a través de cada uno de ustedes como líderes incansables de la IEMB, para poder proseguir la consolidación de una transformación autentica en los siguientes periodos episcopales de nuestra querida Iglesia, que a lo largo de los 113 años en Bolivia sembró una enorme trayectoria de prestigio y reconocimiento de la sociedad así como del gobierno actual, por la función institucional mediante obras de salud, educación, desarrollo rural y particularmente llevar el evangelio de liberación y la verdad en todo el territorio nacional.

Justamente, ahora debemos fortalecernos en base a directrices de un proyecto macro institucional que asegure y garantice una verdadera transformación guiada por la palabra de Dios, poder del espíritu santo y la doctrina Wesleyana deseada y esperada por las generaciones que hemos vivido de cerca diferentes siglos e hitos en la vida de nuestra iglesia.

Hoy les digo que los desafíos en la puerta del logro y la esperanza, no serán fáciles de encarar y superarlas en el corto tiempo, Pero sepan esto pueblo de Dios, lo haremos juntos como familia, unidos en la esperanza sobre el miedo de esperar, la unidad de propósitos sobre las brechas o dificultades temporales.

Ahora bien, pueden haber cuestionantes sobre el alcance de nuestras ideas hechas planes, programas, proyectos y políticas macro institucionales de largo alcance, quienes dirán que estamos soñando porque han olvidado lo que los grandes cambios en el mundo se han hecho por hombres soñadores y confiados en Dios, así como José mediante la interpretación de sueños coadyuvó a su propia libertad y descubrimiento como realización de grandes cosas para el Rey, Así nuestros sueños se harán realidad en la gloria de Dios.

Porque allá donde miremos hay trabajo que hacer, con fe en nuestras obras que exige procedimientos y acciones reales conjuntas, con seguridad actuaremos para sentar nuevos cimientos en el crecimiento cuantitativo y cualitativo de nuestra iglesia.

Todo lo expresado hoy, puede que sean nuevas o ya conocidas, Pero los valores de los que depende nuestro logro será consecuencia del trabajo constante, la honestidad, la valentía, la tolerancia, la lealtad y el compromiso serio que hemos recibido al aceptar a Dios en nuestra vida, así como la doctrina de la Iglesia Metodista; mismas que son la fuente de nuestra confianza de saber que Dios nos llama a seguir en un destino de mucho trabajo perseverante.

Gracias, que Dios les bendiga, que Dios bendiga a nuestra heroica iglesia de poder y lleno del espíritu santo.

Rev. Antonio Huanca Corimayta

OBISPO DE LA IGLESIA EVANGÉLICA METODISTA EN BOLIVIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *