Home / Noticias / 114 AÑOS DEL METODISMO BOLIVIANO Y SUS APORTES

114 AÑOS DEL METODISMO BOLIVIANO Y SUS APORTES

La Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia IEMB, conmemora y celebra 114 años de evangelización y servicio social en el pueblo boliviano, como resultado de una larga lucha de los misioneros estadounidenses, que trataron de establecer en nuestro país los esfuerzos de evangelización desde a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Este proyecto misionero y los esfuerzos de evangelización se materializaron en Bolivia con el Rev. Francis Harrington, el 20 de agosto de 1906, estableciéndose de manera permanente en la ciudad de La Paz. A partir de esa fecha, la Iglesia Metodista se constituye y emprende el trabajo misionero de manera interrumpida con programas de evangelización y servicio social con educación, salud y obras benéficas, bajo ideas progresista y liberal. Lo cual acontece durante el régimen del gobierno liberal que favoreció a los propósitos misioneros, posiblemente, porque respondieron al proyecto histórico liberal. Por su parte, la Iglesia Metodista ha tenido una visión de apertura a los cambios de orden social, político y cultural, esa apertura le ha permitido la influencia de misioneros de formación educativa, religiosa y liberal; liderando cambios en el ámbito religioso, rompiendo de esa manera la hegemonía de la iglesia católica. Desde de ese entonces como fruto de la obra misionera norteamericana ha trascurrido los 114 años de constante trabajo integral lo cual significativamente tuvo un gran impacto religioso y social en la sociedad boliviana.

 

En tiempos actuales y en los procesos cambiantes que vivimos, la IEMB desarrolla su misión y su servicio, desde su fe religiosa y cristiana, en aras de contribuir e incidir en el desarrollo de construcción de una sociedad, más fraterna, solidaria y armónica. Este arduo y persistente trabajo de misión la IEMB, lo desarrolla por medio de sus programas de evangelización e instituciones de servicio social, que están extendidas y diseminadas a lo largo y ancho del territorio nacional.  En el área de evangelización cuenta con más de 250 iglesias locales organizadas en 17 Distritos y dos Sub-Distrito, ubicadas en diferentes departamentos, provincias, pueblos y comunidades, con una membresía que alcanza a más de doce mil miembros en plena comunión al margen de muchos miembros probandos y simpatizantes.  Constituidas de diferentes culturas, sectores sociales y pueblos originarios.  Con una influencia poblacional que alcanza a más de treinta mil personas aproximadamente, principalmente por medio de sus instituciones y programas de servicios: educación, salud y desarrollo rural.  Por la diversidad socio-cultural y étnica de Bolivia, la IEMB es una iglesia de carácter multiétnica, pluricultural y plurilingüe.  En este sentido, la experiencia de la obra metodista boliviana en este particular es una excepción con relación a otras iglesias metodistas de América Latina y del mundo.

 

La IEMB como parte del pueblo boliviano, en estos 114 años hizo indudablemente una contribución muy valiosa al desarrollo integral del país tanto en el área educativa, como de salud, desarrollo rural y en la promoción de recursos humanos.  Empezando su aporte a la educación boliviana desde 1907 con el Instituto Americano de La Paz, primero de una serie de otros establecimientos extendida a lo largo y ancho de Bolivia, pero lo más significativo es que el servicio educativo metodista en Bolivia desde que formó parte del sistema educativo nacional fue pionera de las reformas educativas caracterizándose por implementar e innovar programas educativos modernos fundamentados en una educación integral y liberadora, siendo así la vanguardia de los cambios substanciales que se introdujeron en beneficio de la niñez y la juventud boliviana. Muchas veces estas experiencias educativas fueron tomadas por los gobiernos de turno como modelos para el diseño de nuevas políticas educativas del país.  En el campo de la salud, estableció en Bolivia, la Clínica Americana (hoy Hospital Metodista), una de las instituciones más prestigiosas para el servicio de la salud en la población boliviana.  Indudablemente, el trabajo en el campo de la salud de la Iglesia Metodista realmente era un modelo para la implementación de nuevas políticas de Salud Pública en el país.  Posteriormente se establecieron otros centros de salud en área rural preferentemente en lugares alejados de las ciudades urbanas.  Además contribuyó con recursos humanos en salud, por medio de la Primera Escuela de Enfermería en Bolivia en 1937, la cual formó enfermeras profesionales, promotores y otros agentes comunitarios de salud quienes sirvieron tanto en instituciones privadas como públicas. Asimismo la IMB ha sido gestora y participante de diferentes eventos, programas y organizaciones de salud a nivel nacional como: ASONGS, FENASOGS, IME, CSRA, COIMS y otros.  Otro aporte, de la Iglesia Metodista es en el área de Desarrollo Rural, surgió especialmente ante una carencia de programas de desarrollo agropecuario en las comunidades de área rural tanto en el altiplano como en las zonas de colonización, por consiguiente la IEMB encaró un claro compromiso social por medio de Desarrollo Rural, mediante programas: agrícola, pecuaria, piscicultura, artesanía, cursos de capacitación de promotores.  Entre los proyectos de gran impacto nacional y significativo fueron los proyectos: Proyecto Heifer, Proyecto de Pozos en el norte de Santa Cruz, Proyecto de PROFISOYA, proyecto de Plan Sequía en la provincia Gualberto Villarroel.  Actualmente, Obra Rural viene cumpliendo la misión de servicio mediante programas y proyectos alternativos agropecuarios de desarrollo apoyando a las comunidades y grupos organizados en las diferentes regiones de Bolivia.  Además otros aportes importantes al proceso de desarrollo del país, beneficiando a centenares de familias y personas en diferentes áreas de conocimiento, técnico, científico, humanístico. 

Por otro lado, la IEMB, toda su trayectoria, fiel a su vocación y a su espíritu ecuménico (universal), ha promovido y ha cooperado con todas las otras iglesias cristianas y con organizaciones sociales que trabajan por el bien común, sean gubernamentales o privadas caracterizándose por su apertura hacia las personas de buena voluntad que desean y practican el bienestar para su prójimo y su pueblo.  Como iglesia ha sido promotora y gestora en diferentes organizaciones evangélicas, instituciones ecuménicas y sociales como: Hogar de Niños Lisiados en Cochabamba, MOSEB, MEC, COMBASE, ALFALIT, CALA, PROBIPAN (hoy Hasta Crecer), CEBIAE, APDH, CONADE ANED, ACNUR, CET, ISETRA, ISEAT.  Particularmente, durante regímenes y dictaduras militares su voz profética por la justicia y la paz tuvo repercusiones en las esferas del gobierno, mediante documentos como “Manifiesto a la Nación” y por otros comunicados de la prensa, y su compromiso con los perseguidos, exiliados, torturados y refugiados.  Como parte de nuestro ministerio de defensa de los derechos humanos, tuvimos una participación activa de organizaciones que tenían este fin como APDHB, CONADE y otros.  Además, la IEMB se constituyó en la primera Agencia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados AGNUR.  De este modo, la IEMB en estos 114 años, su misión estuvo enmarcada en la historia de dolor, sufrimiento, violaciones a sus derechos de nuestro pueblo, en épocas de dictadura, pronunció su voz profética y denuncia, como consecuencia muchos de sus pastores y laicos fueron perseguidos, exiliados y detenidos.  Pero la IEMB ha estado frecuentemente en los procesos de luchas y en las reivindicaciones sociales para concretar los cambios en el país, sobre todo apoyando a todos los marginados y excluidos de la sociedad boliviana.

Al comprender nuestra caminata nos damos cuenta que la IEMB ha transitado, con desafíos, logros, aciertos, desaciertos e innovaciones misionales y ministeriales. Estos factores definitivamente han configurado y han edificado lo que hoy es la Iglesia Evangélica Metodista en Bolivia con todas sus características, dimensiones, peculiaridades, fortalezas, oportunidades y debilidades.

Por este legado histórico, hoy es importante dar gracias a Dios, por su amor revelado y su iluminación en el proceso; glorificarle por la construcción de la obra por los pioneros que visionariamente lograron cimentar y establecer la obra del Evangelio integral de Jesucristo.  Es también el tiempo de mirar hacia adelante con nuevas visiones y oportunidades para alcanzar el horizonte que nos compromete a caminar con fe, amor y esperanza, prosiguiendo la tarea emprendida de nuestros antepasados por la causa del Evangelio de Jesucristo en Bolivia.

Desde nuestra retrospectiva histórica y legado histórico, a través de vidas consagradas al Señor, constituye un aliciente e impulso positivo para continuar la obra de los que nos antecedieron.  La IEMB, como parte del pueblo boliviano, con quien desde hace más de cien años acompaña y comparte sus luchas y sus esperanzas; pues continuará respondiendo a los nuevos desafíos y cambios del contexto, en el marco de su evangelización y misión integral, profética, liberadora y ecuménica. De este modo constituirse en una modelo de iglesia referente siguiendo en la perspectiva de construir el Reino de Dios y su justicia en el pueblo boliviano.

En la actualidad la IEMB, es una Iglesia unida, dinámica, activa y de testimonio que viene desarrollando su misión y su ministerio, testimoniando a través de la evangelización y el servicio social. Por su misión, trayectoria histórica y aportes a la sociedad boliviana, la IEMB es reconocida por la sociedad boliviana como una iglesia referente con mayor incidencia significativa en el país. Sobre todo está siendo apelado a responder ante los nuevos tiempos que vivimos como consecuencia de la crisis sanitaria; para ello, es importante redoblar, reencamina, revitalizar y reavivar con más intensidad su misión y ministerio en por medio de sus programas y áreas de servicios sociales. Los cuáles están siendo reasumidos con una nueva visión y con nuevas perspectivas renovadas para alcanzar una transformación real y verdadera de toda la comunidad de fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *